Lo que representamos

Lo que representamos

Pequeñas empresas de propiedad local

La economía corporativa centraliza el dinero y el poder en manos de unos pocos Por lo tanto, la descentralización económica es necesaria para que el control económico vuelva a manos de propietarios de pequeñas empresas, agricultores, artistas y artesanos y todos aquellos que son clave para crear comunidades locales vibrantes y resistentes. Hoy, sin embargo, estas empresas comunitarias se enfrentan a muchos desafíos debido a intereses corporativos y comerciales. Si bien las pequeñas granjas familiares aún representan la mayoría de la economía agrícola en la UE, el número se está reduciendo. Solo en Rumanía, tres granjas familiares están cerrando cada hora, en parte, debido a que los granjeros industriales de otros países están comprando tierras y granjas locales. Esta situación puede revertirse a través de políticas económicas descentralizadas que impidan que los intereses externos controlen y se beneficien de la economía local a pequeña escala. A medida que la industria local y la economía agrícola crecen, partes de ella pueden expandirse por medio de la revitalización del movimiento cooperativo rural de pequeños pueblos, que una vez fue activo.

Empresas cooperativas

A medida que la crisis de desigualdad continúa profundizándose en Europa y en otros lugares, la cuestión de cómo estructurar la propiedad del capital en una economía de escala se perfila cada vez más en el horizonte. A medida que el capitalismo continúa causando estragos en el medio ambiente y desestabilizando el sistema financiero, incluso algunas voces de derecha cuestionan la cordura de la propiedad corporativa. «¿Por qué son tan pocas las empresas propiedad de las personas que trabajan para ellas y por qué los partidos políticos liberales y conservadores no ofrecen mayores incentivos, como ventajas fiscales, para que esto cambie?», Escribió Charles Moore, biógrafo autorizado de Margaret Thatcher, en el periódico Wall Street Journal. El conservador Sr. Mooree sugiere de manera efectiva que convirtamos a las corporaciones en negocios propiedad de los trabajadores,por ejemplo, en cooperativas. El no está sólo Un número creciente de economistas y escritores también han concluido que el modelo de negocio cooperativo es el cambio de sistema más práctico necesario para crear una economía de escala más democrática. Cuando no solo los beneficios sean los principales motivos impulsores de la economía en las salas de juntas corporativas, podremos reducir de manera más efectiva tanto la desigualdad como la degradación ambiental.

Administración pública de servicios públicos

Las pequeñas empresas privadas y las cooperativas a gran escala pueden existir juntas en una relación dinámica. Sin embargo, algunas industrias o empresas de servicios públicos son demasiado complejas o importantes para el bienestar de la sociedad, para ser de propiedad privada o de los trabajadores. Estos servicios públicos, o «industrias clave», son mejor administradas por el gobierno estatal o local. Cuando una autoridad gubernamental apropiada declara que una industria es clave, queda bajo el control estatal y la planificación central. Las industrias clave a gran escala, como la industria petrolera, sirven mejor a la sociedad si están centralizadas y son de propiedad pública, mientras las industrias clave a pequeña escala pueden estar distribuidas geográficamente. Esta es una consideración estratégica y evita la especulación de ganancias del sector privado y la monopolización, como es común en la industria petrolera actual. Ejemplos de industrias clave a pequeña escala podrían ser el suministro de agua potable, el tratamiento de aguas residuales y la fabricación de rodamientos de bolas. Estas industrias vitales son clave para mantener el equilibrio económico y la resiliencia económica a largo plazo.

Valor intrínseco de la naturaleza

La degradación de la biodiversidad de la tierra y los servicios de los ecosistemas es uno de los mayores desafíos que enfrenta la humanidad en la actualidad. La causa principal de esta degradación es el dictamen del capitalismo de que la naturaleza tiene principalmente un valor de utilidad o valor instrumental: la naturaleza existe para ser explotada, para servir tanto a la necesidad humana como a la codicia. Por lo tanto, nuestro sistema económico actual nos ha llevado al borde del colapso ecológico global. Por lo tanto, creemos que la mejor manera de salvaguardar la existencia de la Tierra para las generaciones futuras es reconocer que la naturaleza también tiene un valor intrínseco: los animales y las plantas, los ríos y las montañas tienen derecho a existir por su propio bien. Una vez que el derecho existencial de la biosfera sea respaldado por medios legales, tendremos la capacidad de proteger la naturaleza de una vez por todas contra la explotación y la destrucción.

Regeneración de recursos renovables.

Los recursos renovables son recursos naturales que pueden ser regenerados o reemplazados por procesos ecológicos en una escala de tiempo relevante. Incluyen recursos biológicos como biomasa, plantas y animales, así como carbono, nitrógeno, suelo fértil y agua dulce. Algunas energías renovables se consideran inagotables, como la energía solar, eólica y de las olas.

Los humanos dependemos de estos recursos renovables, el agua dulce, la polinización, la alimentación y la medicina. Aunque el mundo tiene suficiente agua para servir a nuestra creciente población en el futuro previsible, el acceso al agua dulce a menudo es un problema. Por lo tanto, necesitamos regenerar más agua dulce en áreas de necesidad por medio de sistemas de captación y asegurar de que el agua potable se distribuya equitativamente. Del mismo modo, la regeneración de la biodiversidad vegetal es importante para garantizar la salud futura de los bosques, manglares, cauces y montañas del planeta. Mantener la biodiversidad deteniendo la tasa de extinción de especies causadas por la explotación económica de la naturaleza es vital para la salud del planeta y para nuestra propia supervivencia.

Protección de recursos no renovables.

Si no reciclamos, reducimos nuestro consumo y reciclamos los recursos no renovables como los productos hechos de petróleo, carbón, gas natural y minerales, estos recursos algún día desaparecerán. La implementación de leyes y reglamentos para frenar la sobreutilización de los recursos no renovables es importante para su gestión a largo plazo Aún más importante es el desarrollo de industrias de cuna a cuna en las que los recursos no renovables en forma de efluentes vuelven al ciclo industrial para que haya poco o ningún desperdicio. Otra forma importante de proteger las energías no renovables es desarrollar alternativas al petróleo y al carbón, como la energía eólica, solar, de olas y geotérmica.

Liderazgo Ético

El objetivo principal del liderazgo capitalista corporativo ha sido aumentar la productividad y las ganancias, a menudo a un alto costo para los trabajadores y el medio ambiente. Los líderes éticos usan su poder y autoridad para servir al bien común, en lugar de enfocarse en sí mismos y en las necesidades de ganancias de las salas de juntas corporativas: un beneficio mutuo para los empleados, las organizaciones, la comunidad y el medio ambiente. Del mismo modo, se necesitan políticos éticos para servir a las personas, la comunidad y el medio ambiente en lugar de a las corporaciones y sus intereses de ganancias a corto plazo. Los líderes éticos crean esperanza y bienestar en sus comunidades y ayudan a transformar la sociedad más rápidamente en lugares de prosperidad duradera.

Toma de decisiones descentralizada

Históricamente, la centralización de la riqueza y el poder ha sido una causa importante de injusticia social y económica, destrucción ambiental y militarización. Por lo tanto, apoyamos una reestructuración de las decisiones económicas lejos de unos pocos poderosos a un sistema de democracia económica menos burocrático centrado en las personas en el lugar de trabajo y en la participación cívica en la comunidad. La toma de decisiones económicas y políticas debe, tanto como sea posible, permanecer a nivel individual y local, al tiempo que se garantiza que los derechos civiles sean protegidos para todos los ciudadanos Es en la comunidad y en el lugar de trabajo donde las personas pasan la mayor parte de su tiempo y energía, y es aquí donde deben tomarse la mayoría de las decisiones que afectan la vida de las personas.

Una sociedad humana

A lo largo de la historia, los seres humanos han progresado en muchas áreas: en ciencia, tecnología, artes, etc. pero todavía tenemos que crear un mundo en el que todas las personas, independientemente de su género, raza, nacionalidad, religión o cultura, sean tratadas como iguales, como una sola humanidad. Es hora de que todas las personas tengan la oportunidad de expresarse y desarrollar su potencial dentro del espíritu de «una familia universal». Debemos luchar por un mundo donde cada uno sea respetado y se les dé la oportunidad necesaria para su progreso individual y colectivo. Solo esa comunidad global de personas puede ser digna del término «una sociedad humana».

Suscríbete al Boletín Future Planet Europe

Scroll hacia arriba